Arquitectura popular

Las cruces vilalbesas

La cultura popular y la maestría de los canteros de la zona dejaron en Vilalba un extenso rastro de cruceros en los caminos y atrios del municipio.

Por encima de todos destaca el de Lanzán, sito en la parroquia de Tardade, por ser una de las cruces más decoradas de Galicia. Realizado en granito en el año 1906, en su base cuenta con varios relieves entre los que se puede observar a Santiago Matamoros y San Roque. El fuste, que porta los elementos de la Pasión, tiene a su pie una figura del Ecce Homo. Ya en el capitel aparecen dos imágenes franqueando a Cristo crucificado y en la parte superior se muestra a la Piedad.

En el centro de Vilalba encontramos el crucero de los Cuatro Caminos, cruz de granito que data del 1874. Tiene la figura de Cristo en el anverso y la de la Dolorosa en el reverso.

Esparcidos por los atrios de las iglesias parroquiales y en algún que otro cruce de caminos localizamos el resto de cruceros vilalbeses, como el de Nete, Codesido, Gondaísque, Santaballa, Xoibán y San Simón. Este último destaca por ser una de las cruces más antiguas de la zona, con fecha del 1793. Llama la atención en la basa el altar o posadero de féretros e imágenes, utilizado para la celebración de misas en el exterior.

Muíño do Rañego

Fruto de la tradición agrícola de la comarca chairega y del cultivo de cereales en especial surgen construcciones de la arquitectura popular tales como el molino de O Rañego, reconstruido en el año 2002.

Oficina de Turismo de Vilalba
Plaza de Suso Gayoso nº1 27800 Vilalba (Lugo)
Teléfono: (+34) 982 52 39 11 turismo@vilalba.org