InicioRecorreRuta Monseivane

Ruta Monseivane

Ruta por los montes de las parroquias de San Simón y Vilapedre, con visita a las queserías artesanales del queso D.O.P. San Simón da Costa y con excelentes vistas de la comarca desde el monte Monseivane.

El recorrido se inicia en la parroquia de San Martiño de Lanzós y finaliza en el mirador del Monte Monseivane. La ruta se realiza en dos tramos; uno en coche (desde Lanzós hasta Cornas) y otro a pie (ascensión al Monseivane).

Recorrido en coche

El itinerario comienza en Lanzós, a unos cinco kilómetros de Vilalba. Destacan en esta parroquia su Escuela Habanera, la iglesia parroquial y su cementerio neogótico.

Después, se coge la carretera que conduce a San Simón y, a mano izquierda, veremos la capilla de San Andrés. A partir de ahí, podremos ver algunas de las queserías del queso D.O.P. San Simón da Costa, en las que es posible adquirir este típico producto.

La ruta sigue por los parques eólicos situados en la parroquia de Vilapedre, en la Sierra de la Carba y continúa hacia O Valado. En este lugar, se emplaza la iglesia parroquial de San Simón da Costa, su cementerio neogótico y varios cruceros. También cuenta con una Escuela Habanera, de principios del siglo XX.

Dejando atrás O Valado, a tres kilómetros, se encuentre la capilla de San Xián, en la parroquia de Samarugo. En este punto, merece la pena hacer un pequeño desvío para visitar la iglesia parroquial de Samarugo y su cementerio neogótico. En sus proximidades, también se puede contemplar el exterior del pazo de Samarugo, de origen medieval.

Retomando la ruta en la capilla de San Xián, a unos 800 metros, está el lugar de Campomaior, donde existe una elevada densidad de construciones en comparación con los asentamientos de montaña típicos de la comarca.

A continuación, se llega al lugar de Cornas, punto donde es posible dejar el vehículo e iniciar a pie la ascensión al monte Monseivane, una subida de 929 metros sobre el nivel del mar.

Ascenso a pie al Monseivane

La subida al Monseivane se realiza caminando por una pista forestal de unos cinco kilómetros. También cabe la posibilidad de hacer este tramo en coche, siempre que el camino se encuentre seco y en buenas condiciones. Se debe conducir con prudencia y respetar a los animales que campan libremente en el monte.

El trayecto transcurre entre la contemplación de animales paciendo en libertad (caballos y vacas) y la importante masa forestal de pino bravo plantado alrededor del 1940.

A mitad del recorrido, encontraremos una pequeña área de descanso que cuenta con fuente, donde hacer una breve parada antes de iniciar el tramo final de la ascensión.

La caminata sirve además para divisar toda a planicie que conforma la Terra Chá, ya que el Monseivane se convierte en un auténtico mirador natural. En días despejados, es posible señalar algunas de las localidades más próximas, que aparecen señalizadas en un sencillo grabado en la piedra del propio mirador.

Las condiciones meteorológicas en el Monte Monseivane son cambiantes, pudiendo cubrirse repentinamente de intensa niebla en cuestión de minutos. Por este motivo, se recomienda consultar previamente la predicción metereológica y prestar atención en el recorrido para no desorientarse.

Oficina de Turismo de Vilalba
Plaza de Suso Gayoso nº1 27800 Vilalba (Lugo)
Teléfono: (+34) 982 52 39 11 turismo@vilalba.org