español galego english

Turismo Vilalba

Portada Contacto Mapa web

atrás Descubre Vilalba  Rutas  Las parroquias III: de Mourence a Santaballa  

Mourence (San Xiao)

Bajando de Boizán por la empinada ladera del río Trimaz, llegamos a la parroquia de Mourence, en la que encontramos una nueva muestra de la arquitectura religiosa en su iglesia, construida en el siglo XVIII y con advocación a San Xiao.

Situada entre los ríos Madalena y Trimaz, el paseo por la zona puede completarse con la visita a los puentes Rodríguez y dos Novos, este último en el lugar del Rañego.

Al valor arquitectónico de ambas construcciones se le suma pues la condición de paso cuasi obligado por la situación de la parroquia entre dos cauces fluviales.

Gondaísque (Santa María)

Cruzando el río Trimaz por el puente del mismo nombre se llega a la vecina parroquia de Gondaísque, donde visitar la iglesia parroquial que rinde culto a Nuestra Señora y, ya en su atrio, un crucero elaborado en granito que, según una inscripción en su basa, data del 1898.

Continuando el recorrido por la zona, se encuentra el Castro de Gondaísque, también conocido como “Castro Grande”, situado en una llanura irregular. Es un yacimiento que consta de un recinto principal, de forma circular con varios foso y parapetos, y de doble muralla defensiva. Presenta asimismo restos de un amplio antecastro y de una villa romana a su lado (Vilar de Eimil).

Distriz (San Martiño)

Siguiendo por la carretera de Momán y cogiendo en Portocelo la de Belesar, llegamos a Distriz, donde visitar la iglesia parroquial que rinde culto a San Martiño. El templo custodia una cruz procesional, un cáliz del siglo XVII y tallas del siglo XVIII. En su atrio, que data del 1889 aunque fue reformado en 1923, encontramos un crucero asentado en una plataforma de cuatro peldaños cuadrangulares.

El paseo por Distriz se completa con la visita en el lugar de Fontechousa a otro crucero, de similares características al sito en el atrio de la iglesia, y en el lugar de Portocelo al cabazo que lleva su nombre. Se trata de un granero de reciente construcción, de planta circular, paredes de mimbre y paja trenzada y cubierta cónica del mismo material, concebido con el objetivo de recordar los cabazos (o canastros) que se veían antaño en la zona.

Tardade (Santa María)

Saliendo de Distriz hacia el noroeste llegamos a Tardade, parroquia asentada en un arco del río Trimaz. El paseo por la zona implica la visita al crucero de Lanzán, uno de los más decorados de Galicia. Realizado en granito en el año 1906, en su base cuenta con varios relieves entre los que destacan Santiago Matamoros y San Roque. El fuste, que porta los elementos de la Pasión, tiene a su pié una figura del Ecce Homo. Ya en el capitel, aparecen dos imágenes franqueando a Cristo crucificado y en la parte posterior se muestra el conjunto de la Piedad.

En la parroquia existen además otras dos muestras de este tipo de arquitectura popular: el de Xurbal, con una cruz de tosca factura, y el situado en el atrio de la iglesia parroquial, construido en el 1898.

Codesido (San Martiño)

De nuevo por la carretera de Momán llegamos a la inmediata parroquia de San Martiño de Codesido, donde la iglesia parroquial y el cementerio (que cuenta con unas curiosas inscripciones) se encuentran situados sobre un antiguo castro. Se trata de un yacimiento de forma ovalada que cuenta con un único recinto y una línea defensiva.

En el atrio de este templo encontramos un crucero con data de 1882, que junto con el de los Remedios, también de finales del siglo XIX, conforman las muestras de arquitectura popular de la zona.

El paseo por la parroquia puede acabar acercándonos a la Torre de Codesido, pazo sito en el lugar de la Torre que refleja la majestuosidad de las construcciones de los antiguos señores de la tierra. Se trata de un bien declarado de interés cultural por la Xunta, por lo que goza de una protección especial.

Santaballa (San Pedro)

Dejando atrás la Charca del Alligal entramos en la parroquia de Santaballa, que, a pesar de lo que sugiere su nombre (Santa Baia), tiene por patrón a San Pedro, ya que en el pasado se depositó en la iglesia parroquial una talla de este santo procedente de la vecina parroquia de Lanzós con motivo de un juicio de profanación.

Al lado de este templo se encuentra un crucero en el que destaca la cruz, de grandes dimensiones. Junto a la ermita de Santiago de Bordelle encontramos otro, realizado por el taller de los Carbeira, de la parroquia de Román.

Pero si algo destaca en Santaballa son los vestigios paleolíticos que se reparten por su territorio, como el menhir denominado Pedrachantada. Situado en medio de una necrópolis megalítica compuesta por más de veinte sepulcros, su función posiblemente esté unida a un culto en los cruces y caminos, por lo que algunos autores los consideran los antepasados más lejanos de los cruceros.

Pena Grande es el nombre que recibe un refugio del Paleolítico Superior, amparo bajo el que se desarrolló un asentamiento de cazadores-recolectores de los tiempos de la Cueva de Altamira.

La visita por el pasado más lejano en Santaballa finaliza en la Medoña del Estelo, túmulo que contiene una cámara megalítica de grandes losas de cuarcita. Forma parte de una necrópolis más extensa que discurre al lado del Camino Real hacia Viveiro.

 
Consellería de Innovación e Industria Icono de conformidad con el Nivel Doble-A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI

Oficina de Turismo de Vilalba - turismo@vilalba.org RSS
Calle Domingo Goás - 27800 - Vilalba (Lugo)
Tel.: 982 511 383