español galego english

Turismo Vilalba

Portada Contacto Mapa web

atrás Descubre Vilalba  Rutas  Las parroquias IV: de Lanzós a Corvelle  

Lanzós (San Martiño e San Salvador)

Desde Santaballa en dirección este, por la carretera que pasa por Curbel y Trastoi, llegamos a las vecinas parroquias de Lanzós, diferenciadas por el santo al que se le rinde culto en las respectivas iglesias parroquiales: San Martiño y San Salvador.

El paseo por Lanzós implica la visita a la escuela habanera del lugar. Promovida por la sociedad “El Progreso de Lanzós”, fue construida a principios del siglo XX por iniciativa de los vecinos de la zona emigrados a Cuba. La construcción tiene en su torre un reloj que le confiere gran vistosidad al conjunto arquitectónico.

La ruta por la parroquia continuaría en el castro de Lanzós, también denominado “castro del Adro”. El asentamiento, situado en una llanura irregular, tiene sólo un muro defensivo, totalmente conservado, y una fuente en el medio.

Ya para acabar, en la salida que lleva a San Simón, encontrámonos con la capilla de San Andrés, de gran fama en el lugar por la gran devoción de los vecinos al santo, al que le piden por sus difuntos.

Vilapedre (San Mamede)

Dejando atrás Lanzós en dirección norte llegamos a Vilapedre, una de las parroquias más montañosas del municipio vilalbés, que alcanza los 900 metros de altitud en la Carba.

En ella podemos visitar su antigua iglesia parroquial, en advocación a San Mamede, que data del siglo XVI. En su interior alberga retablos de los siglos XVII y XVIII. El paseo por la zona puede terminar acercándose a las capillas de San Salvador y Santo Estevo.

San Simón da Costa (San Simón)

Al este de Vilapedre se encuentra la parroquia de San Simón da Costa, la de más altitud del municipio con el pico Monseivane (929 metros), desde el que domina toda la comarca chairega.

El templo parroquial, en honor de San Simón, se sitúa en el lugar del Valado y es considerado “la catedral de la Terra Chá” por sus dimensiones. Fue construido entre los años 1802-1804 en sustitución de la antigua iglesia que había en el mismo lugar.

En su atrio se encuentra uno de los cruceros más antiguos de la zona, con fecha del 1793 tal y como consta en su inscripción. Destaca en la basa el altar o posadero de féretros e imágenes, utilizado antaño para la celebración de misas en el exterior. Otra muestra de este tipo de arquitectura popular la encontramos en el lugar de la Veiga, con un crucero del mismo nombre.

La cultura señorial se refleja en la parroquia en los pazos de Bodán y Pude, el primero antigua casa de los Sanjurjo, con pastos y regadío en las inmediaciones, y el segundo situado entre otras construcciones y viviendas, con una galería de madera y una escalinata en la fachada principal.

De mucho más tiempo atrás es el castro de San Simón da Costa, también conocido como “Castro de Vilarmaior”, donde se encontraron restos cerámicos y otros utensilios de las épocas neolítica y paleolítica.

Como colofón al recorrido por la parroquia, podemos visitar las queserías artesanales que se reparten por todo su territorio, donde se elabora el singular queso de San Simón, de forma cónica y tratado con humo de corteza de abedul.

Samarugo (Santiago)

Bajando de San Simón bordeando el monte Monseivane por la cara sur, encontramos la parroquia de Samarugo, donde su señor en la época medieval estuvo vinculado a la Revuelta de los Irmandiños.

Este pasado señorial dejó en la zona el pazo de Samarugo, conocido en toda la comarca porque sus señores ejercían el derecho de “soga y cuchillo” sobre sus vasallos, es decir, les perdonaban o les quitaban la vida sin que mediase otro juicio que su palabra.

Al lado del pazo se encuentra la iglesia parroquial, con advocación a Santiago Apóstol. El templo fue construido en diferentes épocas: la nave data del siglo XII, su ampliación del XVI y la fachada principal del XVIII. En el interior se encuentra el sepulcro del que fue señor de Samarugo, Antonio Pardo Osorio, enterrado en el año 1601, así como el retablo mayor moderno procedente de la catedral de Mondoñedo.

Corvelle (San Bartolomeu)

Más la sur se encuentra Corvelle, parroquia por la que discurren las aguas del río Támoga, muy relacionado al devenir de la villa.

En ella podemos pararnos en su templo parroquial, en advocación a San Bartolomeu, al que se honra los días 21 y 22 de agosto en las fiestas patronales.

En lo que se refiere a la construcción, tiene similar estilo arquitectónico a la de Santa María de Vilalba, y cuenta con un extenso iglesiario y una buena casa rectoral.

 
Consellería de Innovación e Industria Icono de conformidad con el Nivel Doble-A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI

Oficina de Turismo de Vilalba - turismo@vilalba.org RSS
Calle Domingo Goás - 27800 - Vilalba (Lugo)
Tel.: 982 511 383